Inicio > griego, tipografía > Primeras impresiones en Griego

Primeras impresiones en Griego


Primeras impresiones en griego

Navegar a través de los primeros años de impresión de textos griegos, puede parecer a la mayoría de la gente interesante, algo divertido; pero para un historiador de la impresión, no tanto. Ascendentes, descendentes, abreviaciones, contracciones y especialmente el inmenso conjunto de marcas diacríticas por encima y por debajo de cada carácter puede hacer que sea una locura leer tales páginas. Las líneas literalmente bailan, destruyendo cualquier sentido de línea base o línea x. Han hecho falta cientos de años, antes de que los caracteres caligráficos de las letras griegas hayan podido adaptarse al mundo de la imprenta. Cualquier intento de extraer de la minúscula griega una letra con valor tipográfico de x, como se hizo con el alfabeto latino, resultó un ejercicio inútil. Además los diferentes calidades en los procedimientos de corte de los tipos pueden afectar a la apariencia final de la composición. Muchas veces es más fácil trazar las líneas de guía en un manuscrito que en una página impresa.

Además, la participación de compositores no-griegos provocó el aumento desmesurado de espíritus, acentos y especialmente un mal uso de los espacios entre palabras. Esto se explica solo, si consideramos que los manuscritos que se utilizaban como prototipos, eran compuestos para su impresión por personas que no hablaban griego.

Para aquellos familiarizados con el arte de la tipografía, el sistema acentual del alfabeto griego dificulta la composición de la página. Por ejemplo, a veces los descendentes interfieren con los acentos de la siguiente línea. Para este tipo de problemas, se aplicaron diferentes soluciones, unas acertadas y otras no. Por ejemplo, en el primer grupo podríamos incluir la solución de Gilles de Gourmont (17) que dio el mismo tamaño a los acentos que al cuerpo de las letras. De esta forma la página se componía de líneas de letras y de acentos (18). Este solución generaba páginas muy amplias, no sobrecargadas, pero requería mucha pericia de los compositores tipográficos, en ajustar los acentos en su lugar correspondiente.

Erasmus, Desiderius: Moriae Encomivm Erasmi Roterodami Declamatio (impreso por G. Gourmont)

Experimentos tales como el intento de favorecer la “hypersticha” o “hiposticha” (stichos = línea) por los impresores cretenses como Laonikos y Alexandros, y los intentos de compensar el tipo con disminución de los ascendentes y descendentes (ejemplo el Tipo Alcalá utilizado por Brocar), indica las existencia de una continua experimentación e investigación en la forma de imprimir el griego.

Batrachomyomachia de Laonikos

Las grafías griegas utilizadas en el tipo griego, ya desfasado en lugar y tiempo, fueron ampliamente aceptados en decrimento de la grande y redonda letra de Brocar (19), o de aquellos tipos utilizados en 1486 por los cretenses Laonikos y Alexandros. Estas grafías tardías debían mostrarse extrañas para los lectores de textos griegos en Italia por aquellos tiempos.

Sin embargo, razones de diseño empujaron decisiones que de otra manera se podrían considerar como irracionales, y el conocimiento de la situación imperante en Grecia podría haber empujado a alguien a utilizar estos tipos. Por ejemplo, muchos profesores eran clérigos, acostumbrados a este tipo de tipografías. Si consideramos que la mayor parte de las impresiones de Laonikos iba a este mercado “nacional” (20), podríamos entender por qué este impresor y su socio eligieron este tipo.

GFS Complutum, basado en el tipo de Brocar

Esto puede considerarse todo como una especie de experimento tipográfico, como el realizado por Laskaris en 1494 con una pequeña y estilizada capital.

Laskaris, Konstantinos: In hoc libro haec Continentur. Constantini Lascaris Erotemata cu[m] interpretatione latina, Venedig, 1494/95

La más tardía puede considerarse un declaración, contra el otro tipo griego más feo (21) y confuso, una declaración que se repetiría 23 años más tardes por Kalliergis en el momento en que la fuente Aldina se generalizó para la impresión de textos griegos y era copiada por todo el mundo.

Todo lo antes mencionado, los “ experimentos” se podrían considerar como el argumento principal para considerar estas primeras fuentes como la “primera escuela tipográfica griega”. Este diálogo entre los impresores y las grafías parece haberse mantenido hasta mediados del siglo XVI, cuando los artesanos propiamente griegos comienzan a abandonar esta actividad.

Notas:

(17) Tilley, Arthur A., The Literature of the French Renaissance, 2004, p. 104

(18) Proctor, R., The printing of Greek in the fiftennth century , Oxford, 1900, p. 19.

(19) Woody, K.M. “A note on the Greek fonts of the Complutensian Polyglot”, en The Papers of the Bibliographical Society of America, vol. 65, 1971, pp. 143-149.

(20) Una selección de títulos específicos (Ψαλτέριον y Βατραχομυομαχία) confirma esta intención. Véase además Staikos, K., Chart of Greek printing fifteenth century, Atenas, 1989, p. 200.

(21) Laskaris tenía su propio punto de vista sobre el uso de las letras capitales en la impresión en griego. Estos puntos de vista son explicados en la conrrespondencia con Pietro de Medici. Véase Staikos, Chart. , p. 266.

Anuncios
Categorías:griego, tipografía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: