Inicio > Bachillerato, griego, Ies Baleares - Valencia > Safo – transmisión Bizancio y Edad Media

Safo – transmisión Bizancio y Edad Media


Vodpod videos no longer available.


Cuando el Imperio Romano de Oriente se separó de Roma, la tradición griega se reforzó con la protección imperial a escuelas y bibliotecas (siglos IV y V). El siglo VI Justiniano cerró la escuela de Atenas, y sólo en Alejandría y Bizancio se conservaron centros de estudio de la tradición griega. Sin embargo, interesaban las materias jurídicas y la oratoria, desatendiéndose las obras literarias. En la misma época, se hunde en Italia la cultura griega. Los siglos VII y VIII por la polémica iconoclasta, son de oscuridad; además, en el año 643 Alejandría cayó en manos de los árabes.

El Islam se interesó por la literatura filosófica y científica griega y, de ahí, las traducciones que pasaron a Occidente, con España como puente (Hipócrates, Galeno). También hicieron resúmenes y compendios de otras obras (Platón y Plutarco), y explicaron y comentaron los autores traducidos. De algunos sólo se conserva la versión árabe (parte de Teofrasto, Galeno, Euclides).

En el siglo IX, se produce el Renacimiento bizantino: renace el interés por el mundo clásico y se reactiva la actividad copista. Interesan especialmente los textos científicos o técnicos, y menos los literarios. Dos innovaciones técnicas se dan en éste momento: el papel, de origen árabe, que empieza a usarse el año 800, y la letra minúscula, a la que se transliteran los códices unciales. La intención era abaratar las copias y hacerlas más manejables, pero en este proceso se perdieron muchas obras. No queda ningún manuscrito anterior a esta época. Los grandes eruditos son Aretas, León el matemático y, sobre todo, Focio. El papel de Focio en la transmisión de la literatura pagana es fundamental, aunque su atención a la Filosofía fue escasa y nula la que prestó a la poesía). La tarea que dirigió consistió en:

  • recopilar manuscritos y papiros provenientes de la Biblioteca imperial, el Palacio imperial y las bibliotecas monásticas.
  • copiar en minúsculas los antiguos códices unciales. Estas copias fueron los ejemplares “prototipos”. Es ahora cuando los textos griegos se acentúan, se puntúan, cuando se normaliza la ortografía y se anotan en los márgenes del manuscrito notas y variantes.
  • depositarlos en la Biblioteca como manuscrito oficial.

Los siglos XIII y XIV fueron el gran momento de la Filología bizantina. Parte de la actividad erudita pasó a Tesalónica. Desde entonces, Tesalónica y Bizancio serán los centros. Famosos eruditos de esta época son Máximo Planudes, Manuel Moscópulo, en Bizancio, Tomás Magister y Demetrio Triclinio, en Tesalónica. Con la caída de Constantinopla en manos turcas (1.453), se produjo un éxodo de textos griegos y eruditos bizantinos a Italia, que colaboraron en el surgimiento del Renacimiento italiano y europeo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: